domingo, 6 de noviembre de 2011

Guerras nocturnas con la almohada


Lo único que no recuerdo con claridad es de cómo me entere de esa gran noticia, de tu llegada a la ciudad. Empecé a investigar sobre ti y encontré esas letras, esos sonidos… eran nuevos para mí, para todos. 
Desde ese preciso momento no he podido dejar de escucharte, me has propiciado emociones de todo tipo desde el pleno éxtasis hasta la más triste añoranza.
Lo más curioso de todo es que siempre apareces en mi cabeza cuando la luna logra escalar a lo más alto, te veo por todos los lugares, te disfrazas de diferentes superhéroes, Superman, Batman, Robbin, Capitán América, Spiderman, etc, eso es lo que te hace grande pero lo que más me gusta de ti es que tu nombre sea el de una vieja tortuga, Morla, que opto por creerse lo justo para no convertirse en nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario